La Manga Club optimiza sus recursos hídricos

Estación meteorológica optimiza recursos hídricos, La Manga Club

El uso de agua reciclada junto a la de pozos naturales, la inversión en tecnologías, la reducción del consumo de agua en las zonas periféricas (roughs y calles), junto al control del riego de manera individualizada, son sólo algunas de las buenas gestiones que realiza La Manga Club para ahorrar agua.

La Manga Club, 31 de enero 2017. La Manga Club mantiene verdes y cuidados sus terrenos de juego, tanto los de golf como los de fútbol, de forma eficiente, gestionando y optimizando sus recursos hídricos. Los grenkeepers de La Manga Club controlan el agua con una estación meteorológica propia, esto les permiten realizar un riego eficaz de los campos. De las estaciones extraen unos indicadores climáticos tales como: humedad, viento y temperatura. Además, La Manga Club implementa está tecnología con una medición “in situ” que controla los mismos parámetros que la estación, por si fuese necesario corregirlos.

Los recursos hídricos, con los que se irrigan los campos provienen de dos caudales diferentes: el primero procede del agua regenerada del propio resort de La Manga Club, y la segunda fuente de riego se origina del agua de pozos naturales. Ambos recursos son gestionados de forma eficiente mediante la monitorización del riego, con un sofisticado software que controla la cantidad y periodicidad con los que se deben realizar dichos riegos.

En ocasiones, la calidad del agua reciclada no es la adecuada para mantener el césped en las mejores condiciones, eso se solventa con un constante control de la calidad de las aguas para combinar estas, con otras de mejor calidad.

La Manga Club apuesta también por utilizar los tipos de hierba más eficientes para sus campos. Los greenkeepers han seleccionado las especies de césped más aptas a este clima, las que aguantan mejor la sequedad y las aguas duras (mucha salinidad).

También se ha reducido el riego en las zonas periféricas de los campos de golf, como pueden ser los roughs o las calles. La Manga Club ha apostado por la plantación de especies autóctonas en estas zonas tales como: tomillo, romero o espliego. Todo ello para conseguir una perfecta optimización de los recursos hídricos.